Autoestima

La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica. Sin cierta dosis de autoestima (si no nos queremos aunque sea sólo un poco), la vida puede resultar enormemente penosa, haciendo imposible la satisfacción de muchas necesidades básicas. (Disfrutar de pequeñas cosas, sentirnos realizadas con lo que hacemos…).

¿Pero qué es la autoestima?

ESTIMA: Es apreciar, considerar, sentir afecto, atribuir a alguien o a algo un valor.

AUTOESTIMA: Es el aprecio, la consideración y la valoración que nos damos a nosotros mismos:

En un momento de nuestra vida (no nos valoramos siempre igual, ni es un rasgo de nuestra personalidad, sino que, depende de todo lo que estamos viviendo en un momento concreto de nuestra vida. Ej. hay temporadas que parece que todo nos sale mal y muchas veces acabamos culpándonos de lo que nos pasa, lo que nos lleva a criticarnos continuamente)

En relación con nuestras aspiraciones, objetivos (lo que queramos conseguir. Ej. imaginaos que queremos sacarnos el graduado escolar o algún curso al que nos hemos apuntado y al principio tenemos dificultades. Es posible que empecemos a pensar que “somos inútiles”, que “no valemos para nada” o que “somos demasiado torpes”; y esto hace que tengamos una baja autoestima a cerca de nosotras mismas. Pero, ¿esto habría pasado si no nos hubiéramos apuntado a ese curso? O si en lugar de tener esos pensamientos tan críticos hubiésemos pensado que “es normal que al principio me cueste, llevo mucho tiempo sin estudiar, pero poco a poco iré cogiendo más práctica y me resultará más fácil”. Y qué ocurre cuando conseguimos nuestro objetivo: que nuestra autoestima aumenta, nos valoramos mas, nos decimos a nosotras mismas “lo he conseguido”) y circunstancias (la situación por la que estemos pasando. Ej. si tenemos problemas con nuestra pareja, con nuestros hijos, problemas económicos… nos sentiremos peor que si nos sentimos queridas y apoyadas)

¿De donde viene nuestra autoestima? ¿Por qué tengo la autoestima baja?:

Nuestra idea del propio yo (es decir, de la idea que tenemos de nosotras mismas (ej. si pienso que hago las cosas mal porque soy inútil, mi autoestima será baja (y pensaré que no puedo hacer nada por solucionarlo, por lo que me sentiré peor); pero si pienso que hago algo mal porque me falta práctica, porque no me lo han enseñado bien o porque he actuado mal, mi autoestima no se verá dañada, (porque puedo hacer algo por solucionarlo y me sentiré mejor).

De las experiencias de éxito o fracaso en sus iniciativas y en sus relaciones interpersonales (ej. ¿qué ocurriría si queremos hacer nuevos amigos y nos dan de lado o no nos hacen mucho caso; pues que nuestra autoestima bajaría porque podríamos pensar que no sabemos relacionarnos, que caemos mal a la gente… Pero ¿qué pasaría si en esa misma actuación nos invitan a salir otro día con estos nuevos conocidos?. Nos sentiríamos muy bien, valorados, tenidos en cuenta, es decir, aumentaría nuestra autoestima por los resultados que hemos obtenido).

De la aceptación y valoración de nosotros mismos percibida en los demás (es decir, de lo que nosotras creamos que los demás piensan (bueno o malo) de nosotras; esto nos hará sentirnos mejor o peor con respecto a nosotras mismas → si creemos que nuestro hijo nos odia tendremos una baja autoestima).

¿Porque es necesaria una buena autoestima?

El modo en que nos “queremos” afecta de forma decisiva en todos los aspectos de nuestra experiencia: tanto familiar, con amigos, con el amor, con el trabajo… La autoestima es la clave del éxito o del fracaso, también es la clave para comprendernos y comprender a los demás, tener una buena autoestima es sentirnos valiosos y útiles y con derecho a ser felices.

Beneficios de una buena autoestima ¿Que consigo elevando mi autoestima?

Cuanto más alta es nuestra autoestima mejor preparados estaremos para afrontar los problemas, más alegría experimentaremos y afrontaremos la vida con mayor confianza y optimismo lo cual nos ayudará a alcanzar nuestras metas y sentirnos seguros.

Tratamiento cognitivo-conductual de la autoestima

La terapia cognitivo-conductual para la baja autoestima integra conceptos y métodos de corto plazo validados que funcionan con la ansiedad aguda (Beck et al, 1985) y depresión (Beck et al., 1979) y los hallazgos recientes contrastados mediante experimentación e intervención en el tratamiento de los trastornos de la personalidad (Beck et al, 1990).

El enfoque central del trabajo cognitivo conductual se fundamenta en examinar de que manera los presupuestos disfuncionales son irracionales y desfavorables. Para ello se intentan formular opciones más realísticas y funcionales, e intentar ponerlas en práctica en las situaciones cotidianas del día a día. Finalmente, el objetivo es modificar las creencias centrales negativas sobre el yo que según el modelo influencian la baja autoestima con tal de potenciar en el paciente la creación de autoaceptación.

Todas las terapias: