Ansiedad anticipatoria : Causas, Síntomas y tratamiento

persona con las manos en la cabeza por ansiedad anticipatoria

¿Qué es la ansiedad anticipatoria?

La ansiedad anticipatoria o ansiedad por anticipación se refiere a la ansiedad que sentimos cuando anticipamos que se avecina un problema o posible riesgo. Es un mecanismo muy útil para nuestra supervivencia, ya que la mente actúa como una alarma que nos avisa de los posibles peligros, y nos da recursos para hacer frente a las situaciones problemáticas. En otras ocasiones hemos hablado de la ansiedad y sus síntomas , pero en este caso se trata de la que viene simplemente por anticipar un peligro sin que esté sucediendo.

La ansiedad, como cualquier emoción, se trata de una alarma sensible. El miedo y la ansiedad nos avisan aun cuándo racionalmente no se ha decidido si en realidad la situación es peligrosa de verdad. De esta forma, nuestro organismo estaría fisiológicamente preparado para responder a la lucha o huida de lo que nos acecha en caso de necesitarse.

El problema está en que este sistema proteccionista puede volverse en nuestra contra cuando la alarma es demasiado sensible, es decir, cuando nuestra mente constantemente anticipa peligros y desencadena la respuesta de ansiedad “por si acaso”, siendo así una falsa alarma.

Un ejemplo muy común se trata de los nervios que se sienten antes de irte de viaje cuando tienes que revisar que llevas todo los necesario. En una escala mayor, es la ansiedad anticipatoria antes de una entrevista de trabajo, con pensamientos catastrofistas sobre cómo va a ser y el resultado que va a tener (¿Y si me preguntan…?, No sabré responder)

Por tanto, las anticipaciones son las predicciones que hacemos sobre lo negativo que podría pasar por ejemplo: ¿Y si suspendo? ¿Y si pierdo el trabajo? Estas preguntas responden a predicciones sesgadas sobre lo que tememos que pase, ya que en realidad lo que interpretamos es: voy a suspender, voy a quedar en ridículo, seguro que saldrá mal…

Estas anticipaciones negativas se pueden dar a nivel de pensamientos pero también de imaginaciones, visualizando la escena catastrófica en la que sucede lo peor. Una vez aparecen esas cogniciones nos cuesta seguir con lo que estábamos haciendo, empezamos a sentir los síntomas de ansiedad  y por tanto pierdes la concentración y te cuesta pensar con claridad. Por tanto, en la mayoría de ocasiones no es nada útil a la hora de afrontar realmente los problemas que tenemos habitualmente en nuestras vidas cotidianas.

¿Causas de la ansiedad anticipatoria?

La ansiedad anticipatoria como se ha explicado es algo que nos ha afectado a todos en algún momento de nuestra vida, por tanto es algo normal, propio del ser humano. Sin embargo, hay otros factores psicológicos que hacen que algunas personas sientan más intensamente ansiedad por anticipación y más a menudo que otras.

Uno de esos factores es la tendencia a la preocupación, se da cuando tienes la creencia de que preocuparte y ponerte en lo peor te ayuda a estar preparado para afrontar y resolver los problemas, o crees que te ayuda a llevar mejor las emociones negativas. También si tienes tendencia a vivir en el futuro, sin centrarse en lo que pasa en el momento presente, así tu mente te lleva de hipótesis en hipótesis sin casi ser consciente de ello.

Otro factor importante que influye es la intolerancia a la incertidumbre, es decir, tener dificultades para convivir con la falta de información. Ante el malestar que se siente por no tener seguridad total de lo que va a ocurrir se hacen anticipaciones o predicciones para tener más seguridad, el problema es que estas anticipaciones suelen ser negativas y catastrofistas.

Normalmente convivimos con riesgos razonables sin sentir ansiedad anticipatoria, como el riesgo de que nos caiga una maceta al andar por la calle. No necesitamos controlar esa probabilidad puesto que asumimos que es tan baja que no merece la pena anticiparnos, sin embargo ante otros riesgos poco probables o menos negativos sí que nos preocupamos en exceso sintiendo esos síntomas de ansiedad anticipatoria. En general es imposible tener seguridad al 100% de lo que va a ocurrir, no es posible controlar todos los factores pero si lo pretendemos sentiremos miedo o ansiedad.

Síntomas de la ansiedad por anticipación

Lo síntomas son similares a los que hemos visto en anteriores artículos. En general se expresan en tres formas de respuesta o a tres niveles:

  • Cognitivo – Pensamiento: son las creencias o interpretaciones amenazantes catastrofistas, no siempre reales. Es la anticipación de consecuencias negativas, o de fracaso (¿y si…?, seguro que…)
  • Fisiológico – Emoción: sensaciones físicas (Sudoración, Incremento de la tasa cardíaca. Incremento de la actividad electrodérmica, Hiperventilación, Malestar general, Problemas digestivos…)
  • Motor – Conducta: evitación o huida de situaciones, actividades o relaciones. A corto plazo alivia ansiedad, a largo plazo fortalece las creencias amenazantes y por tanto aumenta la probabilidad de sentir ansiedad anticipatoria.

 

Consecuencias de la ansiedad anticipatoria

Las personas que sufren de este tipo ansiedad, acostumbran a anticiparse a lo que va a suceder lo que produce que no atiendan debidamente al presente y con ello se pierdan cosas agradables que están sucediendo al no prestarse suficiente atención.

Por tanto, una consecuencia es la dificultad de concentración en el presente, y la perdida de visión de los objetivos reales, es decir, la finalidad de las cosas se vuelve evitar lo temido por lo que no se atiende debidamente a lo que me gustaría que pases en esa situación. Por ejemplo, estar más pendiente de que no se me note mi nerviosismo en una presentación en vez de pensar en lo que quiero trasmitir.

Incluso, al anticiparnos a los resultados de las cosas se llegan a perder oportunidades, por ejemplo al decir que no a una propuesta, sin intentarla si quiera, por anticipar que irá mal.

En los casos mas extremos esta ansiedad anticipatoria puede desencadenar trastornos de ansiedad como el trastorno de agorafobia  en que se anticipa el peligro de sufrir síntomas de un ataque de pánico en posibles situaciones de difícil escapatoria o embarazosa.

También es el caso de otros miedos patológicos, como en la fobia social que es característica la ansiedad por anticipación negativa, en situaciones de más exposición social se anticipa el miedo a que me rechacen.

Tratamiento de la ansiedad anticipatoria

El tratamiento es similar al de otros problemas de ansiedad. En primer lugar, es importante aceptar los síntomas y no interpretarlos como peligrosos o dañinos.

También se usan técnicas de la terapia cognitivo conductual, con estas técnicas se trata de detectar las creencias disfuncionales y las distorsiones cognitivas que nos hacen interpretar de forma sesgada la realidad, por tanto, se hacen predicciones negativas sin estar basadas en datos realistas. No se trata de eliminar toda ansiedad anticipatoria puesto que en ocasiones puede resultar de utilidad, si no de que no nos afecte en situaciones en las que no es razonable sentirla, ni nos interfiera en nuestros objetivos vitales

También ayudan las técnicas de relajación y atención plena para manejar los síntomas fisiológicos de la ansiedad.

Si sientes ansiedad anticipatoria que te cuesta manejar, lo mejor es que acudas a un psicologo especialista en ansiedad. En nuestro centro de psicología te informaremos sin compromiso sobre cómo funciona la terapia y las posibilidades de tratamiento.

Santiago Cid Paz Psicólogo Clínico, orientación cognitivo-conductual. Licenciado en la Universidad Pontifica de Salamanca con Master en Psicología Clínica y de la Salud en la Universidad Complutense de Madrid. Experto en EMDR nivel I por la Asociación Española EMDR. Especialista en tratamientos de ansiedad.

0 respuestas a «Ansiedad anticipatoria : Causas, Síntomas y tratamiento»

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.