Duelo debido a la enfermedad del Covid 19

persona pasando duelo por coronavirus

 

La situación que estamos viviendo con el Covid-19 ha puesto de manifiesto las dificultades de afrontar una pérdida en estas circunstancias. Si consideras que puedes beneficiarte de la ayuda de un profesional que te acompañe en este proceso y conozca lo especial que es, haz clic aquí para ponerte en contacto con un psicólogo que pueda orientarte.

 

Qué es el duelo

En nuestra sociedad actual no estamos acostumbrados a hablar de la tristeza, mucho menos del duelo y su causa: la muerte. Tendemos a querer pasarlo rápido, sin posarnos mucho sobre ello, quizás por miedo a no saber afrontarlo o a no aceptar las emociones que conlleva. Pese a los intentos que hagamos por restarle importancia es un punto de inflexión en nuestras vidas, cualquier pérdida sea tangible o no, deja constancia de que algo o alguien importante para nosotros ha dejado de existir.

El duelo es el proceso que sigue a una pérdida, cuando ésta es resultado de la muerte de un ser querido entramos en un estado psicológico de dolor y soledad intensos. Estas sensaciones pueden parecer similares a las que experimenta alguien que padece depresión, sin embargo, en la depresión no existe el desencadenante de la pérdida. En el caso del duelo se considera adaptativo sentir las emociones desagradables que le caracterizan, ya que es la respuesta natural del cuerpo ante una pérdida. Si quieres saber más sobre las diferencias del duelo y la depresión puedes consultar:

Características del duelo por Covid-19

 

Las sensaciones que acompañan un duelo son siempre profundas pero dependiendo de diversos factores pueden ser más agudas o menos. Las personas que han perdido a alguien durante la pandemia han podido verse afectadas por alguna de estas características:

 

El tiempo que rodea el fallecimiento

Cuando alguien está enfermo las personas que le rodean cuentan con la oportunidad de pasar sus últimos momentos con él, esto implica: despedirse, ser testigo de su muerte y recibir afecto del resto de seres queridos. Estas tres variables son significativas para el afrontamiento posterior de la pérdida, en los tiempos más graves de la pandemia no ha sido posible despedirse ni sentirse acompañado, lo que caracteriza a la pérdida como traumática: algo que ocurre de manera inesperada y repentina. Esto genera una sensación de irrealidad que dificulta la aceptación de lo ocurrido.

Una pérdida traumática

Para el doliente supone un afrontamiento doble: procesar lo traumático de la pérdida y el duelo que ésta implica.

Se habla de procesar el trauma  porque ha sido una situación de tanto estrés que el cuerpo no ha podido integrarlo como una experiencia más. Esto genera síntomas de reexperimentación: tener sensaciones similares a las que rodearon la muerte traumática, por ejemplo sentir malestar en el estómago cada vez que se habla de hospitales. Estos síntomas pueden resultar especialmente molestos y perturbar el día a día, por eso es recomendable evaluar si una pérdida ha sido traumática, ya que el primer paso del tratamiento sería disminuir esas sensaciones de ansiedad para estabilizar y prepararse para afrontar el duelo.

Algunas de las situaciones que han vivido las personas que tenían un ser querido enfermo durante la pandemia han sido especialmente estresantes:

  • El cuadro clínico de su enfermo podía empeorar rápidamente.
  • Se han separado para la hospitalización y no han podido acompañarle.
  • No han podido verle ni comunicarse con él.
  • No han recibido actualizaciones frecuentes sobre su estado.
  • Han echado en falta el tiempo compartido en sus últimos momentos.
  • Se han enfrentado a la posibilidad de perder a varios seres queridos y en el peor de los casos lo han vivido.
  • Han tenido que afrontar la pérdida con la ausencia del cuerpo para realizar un funeral o cualquier otro rito social, tan importante para constatar la pérdida y sentirse acompañado en momentos difíciles.

 

Otros duelos: las pérdidas no tangibles.

La crisis del Covid-19 ha impactado no solo en las pérdidas humanas, también en aquellas menos tangibles o materiales, como la ausencia de contacto humano, de actividades agradables, de libertad de movimientos… e incluso para algunas personas la de su actividad laboral, con todas las implicaciones que esto puede tener, tanto económicas como para la autoestima. Es importante tener en cuenta que los duelos que vivimos a lo largo de nuestra vida no se deben en exclusiva a las pérdidas de nuestros allegados, por eso podemos experimentar sensaciones de soledad, dolor y tristeza como consecuencia de no tener acceso a nuestro tiempo compartido con otras personas o haber dejado nuestro trabajo.

Como afrontar el estrés y ansiedad ante la búsqueda de empleo

Tratamiento del duelo por Covid-19

 

Como en otros motivos de consulta el tratamiento idóneo comienza con una adecuada evaluación, es decir, por conocer a la persona, su historia y sus síntomas. De esta manera podemos ajustar el tratamiento a sus necesidades de manera personalizada.

Si durante la evaluación se identifican síntomas de ansiedad congruentes con una pérdida traumática, el primer objetivo será disminuir estas sensaciones desagradables ayudando a la persona a reprocesar el evento traumático para que este deje de interferir en su día a día.

Parte de la terapia del duelo pasa por aceptar las emociones que implica este proceso. Con frecuencia la persona siente rabia, impotencia, enfado, tristeza, soledad… es importante experimentar esas emociones cómo validas y contar con estrategias de gestión emocional.

Comprender que el duelo es una reacción natural y un proceso diferente para cada persona es fundamental. La psicoeducación del duelo ayuda a entender qué está ocurriendo y a desmitificar ideas erróneas sobre el tiempo que ha de durar, si existen  etapas que pasar…

Si la persona que acude a terapia tiene la sensación de no haberse despedido, parte del trabajo terapéutico será elaborar la despedida. Con la ayuda de ejercicios de expresión emocional tendrá la oportunidad de darse de cuenta de aquello que le dificulta el cierre y aceptación de la pérdida. Es una tarea que suele ir acompañada de la identificación y modificación de creencias distorsionadas sobre lo ocurrido.

Para más información puedes consultar la guía de acompañamiento al duelo por Covid-19 que ha diseñado el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

 

Santiago Cid Paz Psicólogo Clínico, orientación cognitivo-conductual. Licenciado en la Universidad Pontifica de Salamanca con Master en Psicología Clínica y de la Salud en la Universidad Complutense de Madrid. Experto en EMDR nivel I por la Asociación Española EMDR. Especialista en tratamientos de ansiedad.

0 respuestas a «Duelo debido a la enfermedad del Covid 19»

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.