Como afrontar el estrés y ansiedad ante la búsqueda de empleo

persona con estrés y ansiedad ante un ordenador buscando trabajo

La situación de buscar empleo puede generar sensaciones de estrés y ansiedad, si estas se mantienen en el tiempo pueden resultar desagradables e incluso, afectar negativamente a nuestra búsqueda. Por esto es importante saber que estas sensaciones de ansiedad ante la búsqueda de empleo pueden aparecer y cómo podemos gestionarlas. Si consideras que puedes beneficiarte de consultar con un experto, haz clic aquí para ponerte en contacto con un profesional que pueda orientarte.

¿Por qué sentimos ansiedad y estrés cuando buscamos trabajo?

La ansiedad es la respuesta que da nuestro cuerpo cuando percibe que tiene que estar en alerta. Aparece cuando pensamos que podemos estar en peligro en el futuro, como podría ser no tener una fuente de ingresos. Así notamos taquicardia, inquietud, calor… todas estas sensaciones son adaptativas, ya que las necesitamos para estar más despiertos y poder resolver el problema.

Cuando estas sensaciones resultan intensas o desproporcionadas para la situación (por ejemplo: sentir que te falta el aire mientras estás sentado delante del ordenador ojeando portales de empleo), podemos hablar de ansiedad desadaptativa, ya que nuestro cuerpo está reaccionando ante algo que tememos pero que no es peligroso en realidad.

El estrés aparece cuando nuestro cuerpo estima que los recursos de los que disponemos son menores de los que necesitamos para afrontar un problema. Por este motivo se pone en alerta, de nuevo con el fin de prepararnos para actuar más rápido y suplir la falta de recursos, pero si creemos que no vamos a dar con ellos, de nuevo las sensaciones de alerta se convierten en desagradables, ya que aumentan dejando de ser funcionales.
Puedes saber sobre más sobre estas respuestas del cuerpo en: Diferencia entre estrés y ansiedad.

¿Cuáles son las consecuencias de los síntomas de la ansiedad y el estrés en la búsqueda de empleo?

Podemos notar que la ansiedad nos perjudica cuando:

  • Notamos sensaciones físicas que resultan desagradables y perduran en el tiempo: presión en el pecho, sensación de ahogo, taquicardia, dolores de cabeza…
  • Nos percibimos como poco eficaces, sin recursos para afrontar la situación. Esto ocurre con frecuencia cuando llevamos un tiempo buscando trabajo, a medida que transcurren los días que estamos sin trabajar es más probable que aparezcan pensamientos que cuestionan nuestra valía: “no soy útil”, “no valgo”, “si no trabajo no le veo el sentido al resto de mi vida”…
  • Aparecen pensamientos distorsionados de la realidad que perjudican nuestra autoestima: “no lo conseguiré”, “voy a estar sin empleo toda mi vida”,” va a ser horrible”…
  • Sentimos un miedo intenso que nos afecta en el descanso y en la concentración.

¿Cómo gestionar la ansiedad y el estrés al estar en paro?

Persona ante el teclado de un ordenador gestionando la ansiedad y depresión por desempleo

 

 

Para poder gestionar el estrés y la ansiedad ante la búsqueda de empleo con éxito, es recomendable tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Objetivos definidos y una planificación para conseguirlos
  • Buscar trabajo es un trabajo en sí: requiere unos objetivos claros y organización para logarlos.
  • Da mejores resultados implicarse de manera activa en la búsqueda que esperar a que surjan las ofertas de empleo. Por este motivo, es útil tener una lista de tareas que puedas ir haciendo y no limitar la búsqueda a una única estrategia, por ejemplo: además de buscar en portales de empleo online, llamar a antiguos compañeros de trabajo, listar empleos que puedas solicitar de manera espontánea, informar a tu lista de contactos de tu situación…
  • Notar que estás haciendo lo posible por resolver tu situación genera autoeficacia, la sensación de que eres capaz de solucionar las dificultades que se te planteen.
  • Cuidar el estado de ánimo : Ante la falta de actividad es habitual que nuestro estado de ánimo disminuya, que nos notemos más tristes y con menos ganas de hacer actividades. Es importante romper con esta apatía y programar actividades que nos aporten bienestar, si no, la búsqueda de empleo puede verse afectada, ya que cada vez nos costará más mantener los pensamientos negativos a raya y ser optimistas.
  • Plantearse proyectos alternativos
  • Estar sin trabajo tiene como consecuencia disponer de tiempo, algo que antes no tenías. Esto puede ser una oportunidad para realizar aquellos proyectos que dejas sin hacer por este motivo. Quizás sea un buen momento para planear un viaje con el que premiarte una vez consigas retomar el trabajo, formarte en un campo que sea de tu interés o plantearte cuál es el modelo de trabajo con el que te sientes más cómodo, es decir, si prefieres trabajar por cuenta ajena o si hay alguna actividad laboral que te gustaría realizar por tu cuenta.
  • Otra de las inversiones más rentables si te encuentras con tiempo disponible son tus relaciones personales, que a veces las descuidamos por la incompatibilidad de horarios, el cansancio del día a día… ahora puedes ser más flexible y estar más disponible para otros. Además, la interacción con los demás suele ser una de las principales fuentes de bienestar, lo que te ayudará a cuidar tu estado de ánimo.

Tratamiento de la ansiedad y depresión durante el desempleo

Con frecuencia acuden personas a consulta que después de un tiempo intentando gestionar su estrés o ansiedad ante la búsqueda de empleo  por sí mismas, echan de menos la ayuda profesional, alguien que les oriente y les ayude a dar con las herramientas que necesitan para llevar mejor estas sensaciones. Si este es tu caso, puedes contactar con especialistas en ansiedad como es Centro de Psicología Santiago Cid. Algunas de los objetivos que se consiguen en las terapias que se realizan en el centro son:

  • Mejorar el estado de ánimo mediante la programación de actividades agradables. Cuando nos sentimos asustados o tristes dejamos de tener ganas de realizar actividades que antes disfrutábamos, lo que es fundamental para manteneros activos y regular la ansiedad.
  • Gestionar la incertidumbre de no saber qué va a pasar con la búsqueda trabajo. Es habitual que ante la falta de certeza aparezcan preocupaciones sobre el futuro y anticipaciones negativas. Conocer cómo son estos pensamientos y entrenarse en no dejarse llevar por ellos, suele ser clave para mejorar el bienestar.
  • Disminuir las sensaciones físicas de la ansiedad con estrategias de relajación. Un alto nivel de estrés o de ansiedad mantiene al cuerpo en alerta, hasta el punto que resulta difícil que pueda autorregularse sin un entrenamiento consciente.

Si te interesa saber más sobre otros recursos para la gestión de la ansiedad puedes consultar esta guía del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Santiago Cid Paz Psicólogo Clínico, orientación cognitivo-conductual. Licenciado en la Universidad Pontifica de Salamanca con Master en Psicología Clínica y de la Salud en la Universidad Complutense de Madrid. Experto en EMDR nivel I por la Asociación Española EMDR. Especialista en tratamientos de ansiedad.

0 respuestas a «Como afrontar el estrés y ansiedad ante la búsqueda de empleo»

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.