¿Cuáles son las enfermedades psicosomáticas más habituales?

enfermedades-psicosomaticas

 Cansancio excesivo, dolor de estómago, estrés, dolor de cuerpo, mareo, inestabilidad…  son síntomas que podrían  estar producidos por el simple estrés, procesos hormonales, preocupaciones, sobreactivación o ansiedad. Pero, en ocasiones, estos síntomas se ven malinterpretados, dando origen a las enfermedades psicosomáticas.

¿Qué ocurre cuando nuestro cuerpo percibe síntomas que no tienen una causa médica/orgánica y se interpretan como si se padeciese una enfermedad grave? Se vive como si fuera real sin serlo, originando lo que conocemos como enfermedades psicosomáticas.

Aclarar que, antes de plantearnos padecer cualquier tipo de enfermedad psicosomática, debemos acudir a especialistas médicos. Ellos analizarán nuestro caso y descartarán totalmente que nuestro problema se deba a cualquier enfermedad médica.

Sin este paso, no podremos determinar si nos afectan enfermedades psicosomáticas o enfermedades de origen orgánico. Pero, para ofrecerte un poco ayuda, en este post vamos a hablar sobre este tipo de enfermedades: qué son realmente, sus causas y los tipos más extendidos actualmente.

¿Qué es una enfermedad psicosomática?

enfermedades-psicosomaticas

Como se citaba en el anterior párrafo, las enfermedades psicosomáticas son aquellas en las cuales se tiene un cuadro de síntomas físicos pero no son debidos a una enfermedad orgánica/médica. De hecho, según el libro de la neuróloga Suzanne O´Sullivan, en este tipo de problemas “todo está en la cabeza”. Una de cada tres consultas en atención primaria, se debe a enfermedades psicosomáticas.

Estos problemas psicosomáticos son difíciles de diagnosticar. Normalmente, los pacientes consultan a diferentes especialistas buscando explicaciones de tipo orgánico a su dolencia. El problema que sufre el paciente con estos síntomas es que son excesivos y constantes. Su gestión y aceptación acaba afectando a la calidad de vida.

Tras muchas visitas a diferentes especialistas y no encontrar una causa orgánica, el diagnostico final podría ser una enfermedad psicosomática.

Hablamos de problemas que no tienen una causa orgánica específica, una explicación que inicialmente podría no convencer al paciente, ya que su resolución no será de un modo inmediato, pero se puede abordar con eficacia con una terapia psicológica adecuada.

Principales causas que llevan a sufrir enfermedades psicosomáticas

Existen muchos motivos que nos pueden llevar a desarrollar una enfermedad psicosomática y deberán de ser analizados siempre en cada caso particular, pero algunos de los mas habituales son:

Excesivo estrés y demasiada carga de trabajo

Los períodos de fuerte estrés y carga laboral provocan muchos síntomas y afectan a nuestro modo de afrontar las cosas.

Por ello, todos estos síntomas que pueden ser debidos a una fuerte carga laboral, pueden convertirse posteriormente en un problema, al valorarlos de modo no razonable.

Antecedentes familiares o aprendizaje en el entorno

El factor de aprendizaje puede ser muy importante.  Si contamos en la familia con modelos que tiendan a exagerar y sobrepreocuparse excesivamente por síntomas corporales o temas relacionados con la salud, podría ser un modelo de aprendizaje, que fomentaría el desarrollo de estas enfermedades psicosomáticas.

Otro factor estresante se produce cuando surge alguna enfermedad importante en el entorno familiar y  podría ser un antecedente cercano al surgimiento posterior, sobretodo en casos de hipocondría. Sin embargo, este hecho dependerá más del modo en que la persona encare sus propios síntomas y creencias acerca de la salud, que del hecho acontecido.

enfermedades-psicosomaticas

Estilos personales de afrontamiento

Una de las principales casusas de los problemas psicosomáticos es la forma que tenemos de afrontar tanto las situaciones como los síntomas corporales.

La información acerca de salud  o las propias concepciones personales que tenemos acerca de nuestra salud, marcan la tendencia a sufrir enfermedades psicosomáticas.

También influye el miedo desmedido a las enfermedades, así como otros factores personales como el perfeccionismo, la excesiva necesidad de control y, sobretodo, la tendencia a  interpretar de modo exagerado o catastrófico los síntomas corporales, serán factores claves para desarrollar este tipo de problemas.

Enfermedades psicosomáticas más habituales

Los tratornos somatomorfos, como comentábamos, son un cuadro de síntomas físicos como  mareo, dolor de cabeza, dolor, náuseas para los cuales no existe ninguna explicación orgánica que los justifique.

Dentro de las enfermedades psicosomáticas, una de las más habituales y que más se tratan en psicológica, es la hipocondría. En nuestro Centro de Psicología somos especialistas en el tratamiento de la misma. Además de la citada hipocondría, también existen otras enfermedades psicosomáticas que explicaremos brevemente:

Hipocondría, las creencias equivocadas

La hipocondría consiste en la creencia de padecer una grave enfermedad a través de la interpretación subjetiva de síntomas somáticos, ya sean cotidianos o de enfermedad leve. Esta preocupación de padecer una enfermedad grave subsiste a pesar de las exploraciones y explicaciones medias que descartan la enfermedad grave orgánica.

Son varias las situaciones que provocan gran ansiedad a las personas que padecen hipocondría. Por ejemplo, someterse a pruebas médicas, analíticas, visitas a los médicos y, especialmente, la aparición de síntomas corporales. Ante estas situaciones, muchas veces para buscar una falsa tranquilidad, se busca información por internet. Esto acaba generando mucha más ansiedad, al reforzar la idea subjetiva (no amparada en ninguna prueba objetiva) de padecer una grave enfermedad.

Otras conductas que se realizan para tranquilizarse y que también son contraproducentes son: autovigilancia constante del propio cuerpo y sus sensaciones, exploración de las zonas temidas o hablar de salud constantemente.

Trastorno de somatización

La persona presenta múltiples quejas somáticas que comienzan antes de los 30 años y persisten durante varios años.

Obliga a la búsqueda de atención médica y provoca un deterioro significativo en todas las áreas de la actividad de la persona.

enfermedades-psicosomaticas

Trastorno  dismórfico corporal

Se caracteriza por la fuerte preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Si existen leves anomalías físicas, la preocupación del individuo es excesiva con respecto a la leve anomalía física.

Tratamiento Cognitivo Conductual ante las enfermedades psicosomáticas

Para la hipocondría, el tratamiento más eficaz es la Terapia Cognitivo-Conductual. En nuestro Centro de Psicología en Madrid somos especialistas en el tratamiento de hipocondría, por lo que si lo deseas, puede concertar una primera cita presencial con nosotros para evaluar tu problema.

Recordar que, antes de barajar la hipótesis de padecer una enfermedad psicosomática, es totalmente imprescindible realizar todas las visitas médicas necesarias y descartar que se trate de una enfermedad orgánica.

Una vez que se han cumplido estas visitas y hayamos descartado que se trate de una enfermedad orgánica, podríamos comenzar con la evaluación psicológica presencial.

Tan pronto estén descartadas las enfermedades orgánicas y realizada una evaluación de modo presencial, es recomendable iniciar lo antes posible una terapia. Y es que, habitualmente, problemas como la hipocondría se tardan mucho en consultar debido a que se atraviesan períodos en los que no afecta. Sin embargo, con el tiempo, cada vez hay más momentos de ansiedad y duran más.

Además, cuanto más tiempo pasa, más se va consolidando el problema y más difícil resultará de trabajar.

Santiago Cid Paz Psicólogo Clínico, orientación cognitivo-conductual. Licenciado en la Universidad Pontifica de Salamanca con Master en Psicología Clínica y de la Salud en la Universidad Complutense de Madrid. Experto en EMDR nivel I por la Asociación Española EMDR. Especialista en tratamientos de ansiedad.

0 opiniones en “¿Cuáles son las enfermedades psicosomáticas más habituales?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.